Pico Almanzor | Relato de una escapada a Gredos. Primera ruta por la Sierra de Gredos, Ávila. Dificultad: Media – Alta.

Aquel verano de 2012 junto con mi padre, realicé la que sería una de las rutas más bonitas que he realizado: Subida al Pico Almanzor (2.592 m.).

Mi padre ya había realizado distintas rutas por la Sierra de Gredos en su juventud, y ahora me las muestra a mi. Para alcanzar nuestro objetivo partimos desde la plataforma de Gredos (a 12 km de Hoyos del Espino) y empleamos una tarde en llegar hasta la Laguna de Gredos y al Refugio de Alta Montaña Laguna Grande (antes llamado Refugio Elola). Allí pasaríamos la noche y a la mañana siguiente, comenzaríamos la ascensión al Almanzor.

lauracg1

La subida por Los Barrerones fue la más dura. No recuerdo si fue una hora o dos subiendo pero se me hizo realmente largo este tramo ya que no hay un solo llano, es todo cuesta arriba. En la imagen, podemos ver como las montañas dibujan y recortan el cielo, así como el Pico Almanzor.

En la misma imagen se puede ver al Montañero de Altas cumbres y desde el lugar donde se encuentra, aún nos separaba una hora y media de camino hasta llegar a la “Laguna Grande”.

lauracg3

lauracg2

A medida que nos fuimos acercando a la laguna, las cabras montesas y sus crias iban tomando más y más protagonismo. Contemplarlas fue todo un espectáculo; llegamos a toparnos con al menos ¡20 cabras! correteando sobre las rocas con una agilidad asombrosa.

El refugio se encuentra al otro lado de la laguna según se llega por Los Barrerones.

Eran las 20:30h. cuando llegamos al refugio. Junto con otros montañeros, nos dispusimos a preparar la cena para poder así irnos pronto a descansar, ya que al día siguiente nos esperaba una ascensión dura.

Antes de ir dormir nos quedarnos a contemplar el cielo estrellado, lejos de toda contaminación lumínica. Sin duda un momento para recordar y no solo por la cantidad de estrellas que se pueden llegar a ver en este lugar, si no también por los sonidos de la fauna que habita en la zona.

Es sorprendente el ruido que pueden llegar a hacer las ranas durante toda la noche. Seguramente disfrutarían mucho más de todo aquello los montañeros que vivaquearon cerca del refugio, pero también me preguntaba si serían capaces conciliar el sueño con tanto ruido.

lauracg4

Sin darnos cuenta a las pocas horas comienzó a amanecer y a las 7:00h. de la mañana todos estábamos arriba (algunos mucho antes) para tomar un fuerte desayuno, ponernos las botas y preparar bien la mochila para comenzar la ascensión sobre las 8:30h.

Subir y bajar nos llevó toda la mañana, incluyendo la hora de la comida en el pico. Por supuesto, había que contar también con que más tarde apretaría el calor en pleno Julio, así que madrugar es lo más recomendable.

lauracg5

lauracg6

A medida que avanzábamos, la vegetación iba desapareciendo y poco a poco las piernas se iban acostumbrando a escalar la roca que nos rodeaba por doquier (dos horas de ascensión). Nos fuimos encontrando con montañeros que subían y otros que ya bajaban:

– ¡ Por allí ! ¿vais bien?

– Siiiii, ¡ahí vamos! …

Hubo un momento en el cual me encontré entre dos “gigantes de piedra” (2 – 3 metros de altura) y no encontraba la forma ni de subir, ni de volver a bajar. Si no lo veis claro, nunca os arriesguéis a dar un mal paso. Al rato me encontré con un grupo de montañeros que me echaron una mano para poder subir.

lauracg7

Por fin llegamos al pico y las vistas … no hay palabras para describirlo, hay que vivirlo.

lauracg8

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s